domingo, 14 de septiembre de 2008

LA LUCHA DE LAS EMPRESAS RECUPERADAS Y LOS TRABAJADORES AUTOGESTIONADOS

LA LUCHA DE LAS EMPRESAS RECUPERADAS
Y LOS TRABAJADORES AUTOGESTIONADOS
Luego de décadas de un modelo capitalista que expulsa y precariza al conjunto de nuestro pueblo, los trabajadores generamos una respuesta no capitalista: las empresas recuperadas y sus organizaciones. Desobedeciendo a la desocupación nos transformamos en una fuerza social y política que nos permitió avanzar sobre la producción, convirtiéndonos en trabajadores autogestionados, desafiando la represión en nuestras fábricas y las difamaciones de las políticas de turno.
El actual gobierno de Kirchner ha tratado de aislar este proceso de recuperación, dificultando el tratamiento de leyes de expropiación, votando en contra o no ejecutándolas, ahogando financieramente a los emprendimientos de los trabajadores autogestionados y subsidiando a grandes monopolios en diferentes ramas de la economía; a la vez de tratar de cooptar a sectores o personas del movimiento social, contando con recursos públicos del estado nacional.
Porque nos reconocemos como trabajadores jamás hemos perdido nuestro sentido de clase, no tenemos dudas o confusiones de ser o querer convertirnos en pequeños empresarios o monotributistas. Sabemos que esta no es una nueva lucha sino la continuidad de las resistencias que protagonizara nuestro pueblo en el caminos hacia la liberación.
La lucha iniciada por cada uno de los trabajadores que han recuperado sus empresas ha puesto en evidencia que los trabajadores son los generadores de la riqueza socialmente creada y que por lo tanto no necesitan de los capitalistas para orientar y dirigir los procesos de producción de las fábricas recuperadas.
Desde esta perspectiva se fue conformando un espacio de social y de lucha (constituido por múltiples organizaciones) que ha sabido promover la autovalorización del trabajo frente a la lógica de explotación capitalista, conformando una herramienta que convirtió a la empresa del patrón en acción autogestionaria; en fábricas con escuelas populares, centros culturales, bibliotecas para sus asociados y vecinos del barrio y, lo que no es poco, se transformaron en referencia y articulador de muchas otras organizaciones sociales, tales como cooperativas de educadores, asambleas barriales y cooperativas de vivienda que hoy son parte constitutiva del amplio terreno de las empresas recuperadas y autogestionadas.
BACHILLERATOS POPULARES:
EDUCACION PUBLICA AUTOGESTIONADA
Precisamente a partir de estas iniciativas buscamos articular con el conjunto del campo social. La educación popular a través de sus organizaciones confluyó prontamente con las necesidades y reclamos de estos espacios sociales. Cooperativas y equipos de educación popular comenzamos a trabajar codo a codo con los trabajadores de las empresas recuperadas construyendo bachilleratos populares y espacios de formación educativa. Enmarcamos este proceso en la tradición latinoamericana de los movimientos sociales que asumieron la necesidad de tomar la educación en sus manos, articulando con la mejor tradición de lucha de y por una educación pública y popular, a la vez de dar cuenta de un estado de crisis que diezmo en las últimas décadas nuestras escuelas y olvidó a vastos sectores sociales, especialmente a los jóvenes y adultos expulsándolos del sistema educativo.
Desde este campo los Bachilleratos Populares en empresas recuperadas, organizaciones territoriales y sindicales, han venido luchando por el reconocimiento de las escuelas y de los educadores populares con iguales derechos que el conjunto de los trabajadores de la educación, reclamando por políticas públicas para estas iniciativas.

AUTOGESTIONADOS:
HACIA UNA POLÍTICA PROPIA DE LOS TRABAJADORES
La intromisión de políticas ajenas a los trabajadores, sea desde el estado o sectores desligados de los intereses del populares han promovido la división y las acciones particulares por sobre los colectivos, con falsas promesas o soluciones mágicas que no se han concretado y nunca lo harán porque su finalidad es clara: el sistema no tolera estas experiencias de lucha y autogestión protagonizadas auténticamente, y sin mediaciones de ningún tipo, por lo trabajadores. Por ello no es casual que empresas recuperadas como Impa –que fuera pionera en la lucha de los trabajadores autogestionados y hoy prácticamente al borde del vaciamiento- o el Bauen Hotel sean presa de intentonas de quiebre o “devolución a sus antiguos dueños” con el claro aval de los poderes políticos y públicos que permiten, de este modo, un nuevo avance de los sectores empresariales sobre los intereses genuinos de los trabajadores.

Consideramos que la resolución de los problemas de las empresas recuperadas y las organizaciones sociales, en el futuro no debe ser “que cada cual siga su camino...”, pretendiendo limitar a cada empresa la atención de las dificultades o en algunos casos ofreciendo dinero y prebendas para quebrar o cooptar la voluntad de los trabajadores.
El sistema capitalista en su nueva forma de acumulación genera mayor polarización social, la riqueza se concentra cada vez más en unos pocos y crece la miseria, de la mano de los beneficios de los grandes monopolios. Los trabajadores debemos luchar día a día para no ser desocupados, para seguir produciendo sin patrón, para comercializar nuestros productos, para reclamar al estado por políticas públicas que den cuenta de la existencia de la realidad del mundo del trabajo, para garantizar la continuidad de nuestras escuelas populares y para ser parte de la organización del conjunto de los trabajadores.
Los autogestionados en cualquiera de sus formas, desde las empresas recuperadas a las cooperativas de trabajo y los emprendimientos productivos, somos parte de la clase trabajadora. Por eso nuestra suerte siempre estará atada a la de nuestros compañeros asalariados, formales e informales, ocupados o desocupados.
Tenemos por delante el desafío de darnos una política propia que trascienda los distintos agrupamientos, diferencias de origen y encuadres partidarios.
Una política que nunca puede ir detrás de las necesidades puntuales e inmediatas de cada experiencia autogestiva.

Los trabajadores autogestionados reunidos en este espacio de encuentro, proponemos los siguientes puntos como base de un programa de reivindicaciones del sector, para ser planteados a todo la sociedad y exigido al Poder Ejecutivo, Legislativo y Judicial:




1: Sanción de una Ley Nacional de Expropiación, que garantice la propiedad de las unidades productivas recuperadas por los trabajadores. Reglamentación de la Ley 1.529 de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires y pago de las indemnizaciones ordenadas al Estado por el Poder Judicial. Suspensión inmediata de toda orden de remate a Empresas Recuperadas.

2: Creación de un Fondo de Reconversión Tecnológica, que permita superar el atraso y la falta de inversión que han llevado a la quiebra a las hoy empresas recuperadas.

3: Sanción del Régimen del Trabajador Autogestionado, que contemple desde lo fiscal, lo legal y lo económico un nuevo tipo de relación laboral asociativa. Este Régimen deberá resolver seguridad social, jubilación, salud, accidentes y enfermedades laborales de los trabajadores autogestionados.

4: Reconocimiento y promoción de la Escuela Pública Autogestionada en la figura de los Bachilleratos Populares. Creación dentro del sistema educativo público de la Dirección de Gestión Social, Popular y Comunitaria. Subvención estatal y salarios para todos los trabajadores de la educación que desempeñan tareas educativas en estas escuelas.

5: Condonación de las Deudas Fiscales de las Empresas Autogestionadas.
Llamamos a todos los trabajadores autogestionados de las Empresas Recuperadas, las Cooperativas de Trabajo y los emprendimientos productivos a sumarse y enriquecer la propuesta.

Trabajadores de Cooperativa Unidos por el Calzado (CUC), Unión Solidaria de Trabajadores (UST), IMPA, Cooperativa 19 de Diciembre, Cooperativa RB, Coop. COINPLAG, Cooperativa Chilavert, Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares (CEIP), Cooperativa Encuentro de Educadores Populares, Cooperativa Huesitos Wilde, COPARTI, Cooperativa Barrio El Tala, Cooperativa Marabo, Cooperativa Grafica Avelino Fernández, FTV Solano, Asociación Nacional de Trabajadores Autogestionados (ANTA), Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER), Cooperativa Frigorífico Minguillón, Coop. Centro de Documentación Felipe Vallese, Cooperativa El Fogón, Cooperativa Manos. Trabajadores sin patrón-Juventud sin patrón en el Movimiento de organizaciones y emprendedores sociales MOES. Comisión de Asambleas por la recuperación de las privatizadas.

1 comentario:

María dijo...

Hola, mi nombre es Letizia Barbero, soy docente de nivel medio en los Institutos Correccionales de Córdoba y en el Establecimiento Penitenciario de Bouwer. Junto a algunos colegas estamos trabajando en la cooperativa de trabajo ESPERANZAS SIN MUROS, formada hace dos años por ex presos de Córdoba (www.esperanzasinmuros.ning.com). Como para del trabajo estamos intentando armar un espacio educativo para la formación de los asociados, que no apuente solo a una formación "formal" sino también a la formación política de todos. Recien me entero de la existencia de esta cooperativa y de los Bachilleratos Populares. Quisiera ver la posibilidad de contactarme con ustedes, conocer mejor sus proyectos y tender puentes entre nuestras experiencias.
Con cariño,
Letizia. (chapire@hotmail.com)